¿Por Qué Retengo Líquidos?

Actualizado: 26 de oct de 2019


Abril ya está aquí y cada vez nos acercamos más a la época donde la retención de líquidos es mayor. Altas temperaturas, descontrol de horarios, comer fuera, etc. son muchos los hábitos propios del verano que no ayudan en este tema. En ocasiones algunos clientes del gimnasio nos comentan a principios de semana: “Este fin de semana he engordado 2 kilos”. Esta conclusión es equívoca, ya que el hecho de haber subido de peso en un periodo tan corto de tiempo no puede deberse a grasa, sino más bien a líquido.

El cuerpo en su composición es un 65% agua. La retención puede ser debido a una mala alimentación, desarreglos hormonales, factores genéticos y estacionales. En según qué momentos esta se puede incrementar, ya sea por estrés, consumo de ciertos medicamentos, temperaturas extremas (frío-calor), falta de movilidad circulatoria, etc. Las mujeres suelen retener más líquido que los hombres y, en épocas de menstruación, este efecto se agudiza. Si no queremos padecer los efectos y síntomas de la retención, hemos de tomar precauciones.

EVITA:

1- El consumo excesivo de Sal. Por cada gramo de sal se retienen 9 de agua. También hemos de evitar aquellos alimentos que traen consigo grandes cantidades de sal “escondidas”, como el embutido, alimentos precocinados, conservas, salsas ya hechas, caldos, etc.

2- El Alcohol y el Tabaco. El alcohol al ser muy rico en azúcares nos hará retener líquidos.

3- Todos aquellos alimentos a los cuales eres intolerante. Cada cuerpo es distinto y sus necesidades también lo son. Todas las intolerancias traen consigo retención de agua y tóxicos.

4- El Azúcar. Por muchas razones es aconsejable olvidarnos del azúcar industrial pero, sobretodo, por la retención de líquidos.

5- Las Frituras y Grasas trans o hidrogenadas propias de la bollería industrial, mantequillas, embutidos grasos y de mala calidad, platos de comida envasada y ya preparada, rebozados, patatas fritas, y un largo etcétera.

POTENCIA:

1- Agua. No creas que beber mucha agua te hará retener líquido, al contrario, ayudará a tu organismo a limpiar y arrastrar todas aquellas toxinas estancadas, siendo eliminadas por lo órganos “limpiadores” (hígado, riñones, piel). ¡Eso sí! Agua mineral, nada de azucaradas o carbonatadas o zumos de frutas, ya que conseguiríamos todo lo contrario.

2- Los alimentos depuradores y diuréticos. Lo son las alcachofas, espárragos, ajo, perejil, limón e incluye infusiones como el te verde, la cola de caballo, boldo... Frutas que contengan mucha agua (Melón, Sandía, Nectarinas, Peras..)

3- Ejercicio Físico: Ayuda a la circulación sanguínea, haciendo así una eliminación de retención más efectiva.

4- Masajes circulatorios: Con un masaje circular en la zona afectada, incluso con un guante de Crim limpiando la zona y dando movilidad, estarás contribuyendo a una mejor circulación de líquidos.

5- Duchas de contraste. Ir cambiando la temperatura del agua cuando estamos en la ducha ayudará a activar la zona afectada, haciendo así posible el proceso de eliminación. Fría, Caliente, Fría, Caliente y ¡acaba siempre con Fría!

Sé constante con los hábitos saludables, pero disfruta del día a día. Si eres mujer ten paciencia y ya sabes, hay una época del mes en la que no hay nada que hacer, solo cuidarse y aceptarse.

#alimentación #Alimentaciónsaludable

0 vistas