La Fórmula Perfecta para Conseguir tus Objetivos

Actualizado: 26 de oct de 2019


Esto nos ha pasado a todos: buscar la manera de conseguir un objetivo y no poder llegar a él, ya sea por falta de voluntad, tiempo, mala organización, falta de claridad en la razón por la que lo queremos conseguir, y un largo etcétera. ¿Te gustaría saber qué es lo que suele "fallar" a la hora de plantearte un nuevo hábito, cambiar de trabajo, bajar de peso, ir al gimnasio...? Hoy te traemos el Porqué y algunas posibles soluciones.

Esto es así, los unos sin los otros no sirven para nada: Por mucho que hagas dieta, si no acudes al gimnasio y te asesoras de un profesional, poco peso perderás y si lo pierdes ¿cuanto tiempo te mantienes? ¡He ahí la cuestión! Hay ciertas cosas que no se consiguen con una sola fórmula mágica, sino que el conjunto de varias, es lo que da en el clavo.

Piensa que cuando nos llenamos de sueños y objetivos, entramos en un espiral donde nos empequeñecemos y cada vez hay más por hacer y menos "terminados", menos tareas y sueños que tachar de la lista de "pendientes". Esto, sin duda, nos desalienta hasta el punto de querer abandonarlos todos, pero siempre existe una solución y hoy la llamaremos: OR-GA-NI-ZA-CIÓN (en 7 puntos).

¡Coge papel, boli y toma nota, esto te puede ayudar!

1. Analiza tu punto de partida

Coge boli y papel (sí, mejor esciribir a mano, ya que este acto refuerza nuestro aprendizaje y la interiorización de lo que escribimos) y respóndete estas preguntas, SINCERAMENTE:

¿Dónde estás? (en qué situación) ¿Qué quieres cambiar de tu estado actual?

¿En cuanto tiempo quieres conseguirlo?

¿Con qué recursos cuento para el cambio? 2. Define objetivos CLAROS y REALISTAS Este es un punto importante, ya que muchos nos quedamos aquí por no ser sinceros con nosotros mismos. Si mido 1,62 y mi constitución desde joven es grande y huesuda, no puedo pretender tener el cuerpo de una chica delgada y alta. La pregunta para responderte en este punto es la siguiente: ¿Qué puedo conseguir dentro de mis estándares? 3. Ten claros tus “enemigos” y tus aliados

Haz una pequeña lista de posibles saboteadores de conseguir tu sueño y de cómo puedes contrarrestarlos gracias a tus virtudes y ayudas. Si tu punto débil es el poco tiempo libre, organízate de tal manera en la que puedas sacar tiempo hasta del mínimo momento de respiro. O si por otro lado, te cuesta madrugar y sabes que has de hacerlo sí o sí, empieza yéndote a dormir cada día 10 minutos más temprano al anterior, parecerá una tontería, pero si lo haces con constancia al final lograrás despertarte con más energía y con ganas de empezar tu día de la mejor manera. 3. Establece objetivos a medio-corto plazo Busca tareas sencillas para hacer, en medida a lo que más te cueste de superar. Por ejemplo, si sabes que para estar más saludable y llegar a tu talla has de abandonar el chocolate con leche que tanto te gusta (y te puede), empieza disminuyendo el número de tabletas que compras y además, cambiándolo por un chocolate 80% puro (mínimo) y sin azúcar. Consiguiendo esto hay dos opciones, o que dejes de comprarlo porque no te gusta o que poco a poco te vayas motivando a dejar este capricho solo para ocasiones especiales y esporádicas. Ambas opciones son válidas y buenas. 4. Sigue tus avances periódicamente

No caigas en el error y obsesión de pesarte o de medir tus avances cada día. Esto no creará mas que ansiedad, tristeza y estrés. Esto no trae nada bueno, solo puede generarte más ganas de comer, más ganas de llegar, menos disfrute del camino y poca satisfacción y auto-entendimiento. Existe solución para esto. Fíjate, si plantas una semilla y te quedas mirándola hasta que crezca, morirás de frío y de los nervios. En cambio si la plantas y de mientras centras tu atención en otra cosa, en menos de lo que esperas verás crecer una flor. 5. Encuentra Motivación Personal

Busca el porqué de tu decisión. ¿Para qué has decidido hacer este cambio? ¿Con qué fin? Una vez lo tengas, busca inspiración en otras personas o en tu vida misma para llegar a tu meta. Puedes imprimirte frases motivacionales y colgarlas en tu habitación, ponerte pósits en la nevera, crear un tablón de fotos con lo que quieres conseguir. Esto es un proceso creativo, ¡así que dale vueltas a tu cabeza! 6. Sé constante en tu proceso

Esto no tiene otra explicación. Sin constancia no llegamos a ningún lado. Si es un objetivo, quiere decir que es un hábito que tienes muy arraigado en tu forma de vida y lo quieres cambiar, lo cual nos lleva a que te cuesta desapegarte de él. Así que, solo queda concienciarte de que te costará un tiempo de acostumbramiento y que a medida que pasen los días, el “sufrimiento” será cada vez menor. 7. Prémiate y tómate un respiro

Por cada logro o “mini” logro, date un premio, PERO sin perder lo ganado. Y entiende que lo que estás haciendo, te proporciona un valor incalculable, ya que, has sido capaz de enfrentarte a tu mente y a los apegos placenteros.

Ahora ya tienes una idea de cómo puedes empezar a vivir tus sueños.

¡Trabájalos, no hay otro secreto!

#salud #motivación

0 vistas